2012: Nuevamente vuelvo a volar


Mucha agua corrió por debajo del puente desde la última vez que me senté a ficcionar con los recuerdos. Fueron numerosos los problemas que me tocó enfrentar. Cada día bregando con las horas negras, teniendo como fin supremo alcanzar tiempos mejores. En el inmenso museo que es la vida he podido apreciar bellos cuadros, también vidas pintadas con los colores del pesimismo y la envidia. El tatuador invisible de la desesperación intentó dibujar en mi mente recuerdos con tinta echa a salivazos.

El mejor plato que pude servirme, mientras me escondía buscando soluciones, fue el de la amistad de quienes nunca imaginé. Retoqué el maquillaje amical de viejos conocidos que desde algún tiempo andaban perdidos. Vi amanecer la indiferencia de "amigos" que eran enemigos persignándose y golpeándose el pecho en la liturgia dominical.

Cuando la idea absurda encendió en su semáforo la luz roja para detenerme lo crucé con el pie pegado al acelerador de la razón. Mi carácter impulsivo e impaciente mudó de piel por el de la serenidad, mesura y reflexión. Corriendo tras de mí venía la depresión, nunca pudo alcanzarme porque cada día triste lo vestí de esperanza. Logré cimbrear las horas amargas con mucho buen humor.

El año que se fue me dejó grandes lecciones además del convencimiento que siempre se puede ser un ganador por muy desesperante que sea nuestro escenario. Tengo en la memoria la alegría de haber pasado lo que me tocó vivir porque fue una escuela de la que pude graduarme con honores. Tal vez nunca seré un ejemplo para nadie, pero sí el reto de alguna persona que al recordarme dirá: “si él pudo por qué yo no”.

El 2012 no será un año en el que vaya a plantearme nuevos objetivos, sino el de corregir mis estrategias para alcanzar los objetivos que se quedaron truncos en el camino. El difunto calendario me dejó por herencia la claridad de reconocer a los buenos amigos que se preocuparon por mi situación, aquellos que siempre llevan un halo de energía positiva.

¡Gracias!... A todas aquellas personas que fielmente han continuado visitando el blog de éste chimbotano, ya que a pesar de no encontrar un texto nuevo siempre dejaron un mensaje de aliento. Igualmente llevo en mi corazón a todos los blogueros que se ofrecieron a ayudarme económicamente, pero necesitaba demostrarme que podía salir solo de la tormaneta en la que me encontraba, sin molestar a nadie.

Alejado de la prosa, del verso, de este mar de letras, estuve pescando historias nuevas de gente que conocí en cada puerto donde anclé mi barca. De nuevo estaré entregándoles mis recuerdos, mis composiciones, mis crónicas, y todo ese mundo que mis neuronas suelen crear para deleite de los lectores de "Crónicas desde el malecón".

Mis alas sanaron sus heridas y hoy nuevamente vuelvo volar.



Tu opinión es importante.


14 comentarios:

maria jesus dijo...

Me alegro muchísimo.¡¡¡Enhorabuena!!!Que el 2012 sea un año feliz.

Un abrazo

MOMENTOS dijo...

Me alegra tu regreso y tu tono esperanzador. Bienvenido de nuevo.

MAMÉ VALDÉS dijo...

Que alegría de tu regreso, que bueno que todo te vaya mejor, es buen consejo lo de no plantearse nuevos objetivos sin finalizar los antiguos, un placer leerte y visitarte, como siempre volveré, un gran saludo...

Anna Jorba Ricart dijo...

Bueno,bueno que bien que regresaste...¡cuantas veces pensé en ti !...y en como estarias sobreviviendo.
Aquí seguiremos deleitandonos con tus escritos y tus aventuras.
Recibe mi saludo y te deseo un año lleno de bondades.

Kim Basinguer dijo...

Ver tu blog nuevamente es un regalo para el nuevo año...
Se aprende mucho, cuando uno necesita ayuda..sobre todo se aprende a distinguir.
Salir de las tormentas acompañado de un paraguas, no es una molestia.
¡vuela, vuela, vuela!

alp dijo...

Hola, te acabo de conocer, espero que éste año te vay abien..al igual que a todo el mundo. Bonitas palabras..seguimos..un abarzo desde Murcia...

JuanRa Diablo dijo...

¡¡¡Al fiiinn!!! :D
No imaginas, Javier, la alegría que me produjo volver a verte asomar en mi blog. Me he acordado muchas veces de ti en todo este tiempo, y volver a leerte con esas miras de esperanza y optimismo me congratulan enormemente.

Una vez más quedo embelesado con tu texto. Pero sobre todo muy contento de saludarte y ver que sigues ahí, dispuesto a compartir las pequeñas y grandes historias de nuestras vidas.

Fuerte abrazo desde Yecla

Amig@mi@ dijo...

Precioso canto a la esperanza, Javier. Me alegro de que la vida de nuevo te sonría.
Siempre habrá una mano amiga, auenque esta no sea la esperada.
Un abrazo

Asun dijo...

Me alegro de que estés de vuelta después de los avatares del año anterior, y sobre todo de que como dices te hayan servido para fortalecerte.

Un fuerte abrazo.

PD: Ya hablé con JABO

Jabo dijo...

"siempre se puede ser un ganador por muy desesperante que sea nuestro escenario..."
Que bellas y profundas palabras, Javier.
Me alegra muchísimo saber de ti y que estas bien y has logrado ser un Ganador!. Hablamos.
Abrazo. Jabo

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me alegro de tu vuelta, Javier, y que no te quepa duda que las dificultades forjan el espíritu de los valientes.
Un abrazo.

conxa dijo...

No esperaba menos de ti. Sabía que podías y que puedes. Y como siempre por aquí ando.

Besos-

Carmen Rosa dijo...

Hola JAVIER
Es una alegría muy grande saber que ya superaste tantas cosas y que vuelves a brillar como siempre. Te felicito por tu gran fortaleza.
Un gran abrazo

MAJECARMU dijo...

Javier,muchas veces me pregunté ¿qué sería de ti...?
Me alegro mucho de tu vuelta,de tus palabras,de tu gratitud,de tu amor a la vida,de tu aprendizaje...de tu inmensidad...!
Te dejo mi felicitación por tu avatares,tus letras y toda la gente que te quiere y está contigo.
Mi abrazo grande y feliz fin de semana.
M.Jesús